*FILOSOFÍA

Mens sana in corpore sano

Si tuviera que definir en una sola expresión mi filosofía de trabajo, el famoso “mens sana in corpore sano” sería la más acorde.
El cuerpo humano no sólo es un conjunto de huesos, músculos, órganos etc…sino que está vinculado de manera intrínseca a nuestra mente, a nuestras emociones y por supuesto a nuestro espíritu.
Ahora más que nunca, la ciencia está demostrando lo importante y lo relacionado que están nuestros patrones de pensamiento y lo mucho que éstos influyen sobre nuestro físico, afectándonos a todos los niveles: salud, estado de ánimo, niveles de energía y por supuesto…estética.

*PRECISIÓN

Entrenar de manera inteligente

Creo en lo que me dedico porque lo he comprobado una y otra vez con todo tipo de personas, desde jóvenes de 19 años hasta adultos de casi 70.

No creo que sean necesarios ni largas jornadas de entrenamiento ni el complejo uso de máquinas o aparatos.

Entrenar de manera inteligente y precisa, pidiendo a cada cuerpo lo que necesita para mejorar, son las claves. Y eso, en mi opinión, marca la diferencia entre hacer ejercicio por cuenta propia o entrenarse con un entrenador profesional.

Cuando la imagen que tiene una persona de sí misma no corresponde con la realidad, se crea un conflicto interno. Ese conflicto lleva a la tristeza, apatía, y en peores casos a una depresión profunda.

*ESPERANZA

Salud - Energía - Alegría - Vida

La satisfacción que obtengo cuando alguien que ya no tenía esperanza en sí mismo ve que es posible recuperar su salud, su energía o su “línea”, y con ello ver cómo vuelve la alegría a su vida, es algo que no tiene precio.

Ese es uno de los motivos principales por el que me dedico a ésta profesión, la maravillosa oportunidad de poder ayudar a alguien con mis conocimientos y mi apoyo.

*OBJETIVOS

Te acompaño durante todo el camino

Tus objetivos son mis objetivos, y tu felicidad, al conseguirlos, es una con la mía.

Es por ello que mi trabajo no sólo se centra en que ejecutes bien unos ejercicios, sino acompañarte durante todo el camino, hasta que algún día (aunque nos dé pena a ambos) quizás ya no me necesites.

 

Es natural en el Ser humano querer ser cada día mejores, estar más fuertes, tener más vitalidad, sentirnos totalmente seguros con nuestro físico, como siempre digo;

¡¡Tus esfuerzos no serán nada en comparación a la satisfacción que sentirás cuando consigas tus propósitos!!